Promocione sus productos o servicios con nosotros
Abril de 2022 Página 2 de 2

La robótica colaborativa incrementa calidad y seguridad

Por: Dr. Ing. Laura Flórez, editora Reportero Industrial

El uso de robótica colaborativa es una tendencia al alza en la industria, ayudando a las personas a evitar tareas monótonas, repetitivas y potencialmente lesivas para la salud. Su correcta implementación requiere lograr un ambiente colaborativo, capacitación de parte del personal y una planeación minuciosa de la mano del proveedor.

Para lograr una implementación exitosa, destaca la necesidad de tener una buena capacitación y un buen acompañamiento técnico del proveedor seleccionado. Y también ajustar las expectativas a la realidad. “Lo que nosotros buscamos es que haya personas trabajando con robots”. Uno de los errores más comunes que se comete al implementar cobots es pensar que el proceso se va a automatizar al 100%. Otro error es no capacitarse, no tomarse el tiempo de entender lo que está pasando con el proceso, y es justo allí donde resulta importante contar con un partner tecnológico que acompañe con el conocimiento.

Para Freire, al evaluar el retorno a la inversión no debe contemplar solamente el costo del operador. También es importante considerar el “scrap”, los tiempos muertos, la trazabilidad en el producto y los beneficios que se obtienen en calidad y en tiempos de producción. “Comprar un robot al final es una decisión financiera. Hay que tener en cuenta muchos factores para tener un dato certero de cuánto impacto va a tener esa aplicación dentro de mi proceso”.

Robótica industrial versus colaborativa

A la hora de seleccionar y aplicar exitosamente robótica colaborativa, los expertos son enfáticos en estudiar primero la aplicación y entender el potencial. Durante el foro “Robótica industrial, colaborativa y móvil”, que tuvo lugar en la pasada Expomanufactura en la Ciudad de Monterrey, se discutió cómo se define la robótica colaborativa y en qué oportunidades conviene a una industria considerarla.

Sergio Bautista, director de robótica y automatización discreta de ABB México, señaló que a la hora de determinar qué es robótica colaborativa hay que considerar todo un ecosistema. “Un robot sin reja no necesariamente es un robot colaborativo. Hay más cosas que se tienen que tomar en cuenta. El tipo de robot, de capacidad de carga, la velocidad que necesitas, entre otros. Una cosa es interactuar con un humano en una zona constantemente, otra es interactuar en momentos intermitentes, y otra cosa es compartir una zona geográfica en la planta, en la que pudiesen convivir en momentos muy precisos. Hay que tomar en cuenta estos niveles de cooperación para entender si tu aplicación es o no para un robot colaborativo”.


CONOZCA LA OFERTA DE NUESTROS PROVEEDORES EN EQUIPOS DE INSTRUMENTACIÓN, CONTROL E INSPECCIÓN DEL SECTOR INDUSTRIAL EN ESTE ENLACE.


En el mismo foro, Pablo Minjares, Director de la División de Robótica en México de Stäubli, señala que cualquier aplicación es susceptible de ser automatizada. “Lo que hace que una solución sea colaborativa es el ambiente de trabajo”, afirma. La decisión entre escoger un robot colaborativo y uno industrial va a depender de la aplicación. “Si tu necesitas tener una producción muy alta, con un tiempo de ciclo muy reducido, una solución colaborativa no es la ideal. Entonces cada aplicación decide cuál solución se va a dar. Hay que hacer análisis de inercias, de tiempos de ciclo, para ver el robot que vas a seleccionar”.

Minjares afirma que “dependiendo del tipo de colaboración que se requiera, hay que tener en cuenta que a mayor colaboración menor productividad. A mayor cercanía del hombre y de la máquina, por temas de seguridad va a bajar la productividad. No todas las aplicaciones pueden ser colaborativas, hay que ver caso por caso”.

Angel Valle, gerente de ventas para México y Latinoamérica de Schunk, señala que “es importante conocer el estándar que vamos a tener para cada aplicación. Hay aplicaciones donde de plano ni siquiera es posible poner una persona, para qué pones un robot colaborativo donde no va haber nadie. Entonces ahí puedes tener un robot industrial, con otra velocidad y otra capacidad de carga”.  También destaca la necesidad de generar un ambiente colaborativo, que incluya no solo el robot sino también el layout y el “gripper”, o herramienta de fin de brazo. “Si le pones una herramienta que no es colaborativa, el proceso puede ser de ultima generación pero no tiene sentido la inversión. Es importante acercarse con los especialistas en la materia”, afirma.

Fin.

Palabras relacionadas:
robótica colaborativa, cobots, robots colaborativos, manufactura inteligente
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Automatización industrial

Documentos relacionados