Promocione sus productos o servicios con nosotros
Agosto de 2020 Página 1 de 2

Tratamiento eficiente de aguas residuales para la industria metalmecánica

Los sistemas automatizados de tratamiento de aguas residuales ayudan a que el mecanizado y el acabado del metal cumplan con los estándares ambientales locales, mientras reducen costos operativos y logísticos.

La industria del mecanizado, la fabricación de metales y el acabado debe cumplir con los requisitos cada vez más estrictos de las agencias ambientales locales. La limpieza del agua ha sido considerada como un asunto estratégico para el desarrollo sustentable de los países, en Latinoamérica se han hecho avances en materia de tratamiento de aguas residuales industriales; pero históricamente estos se han enfocado a medianas y grandes industrias formales, y no a las pequeñas y micro empresas, entre las que se encuentran muchos de nuestros talleres metalmecánicos.

En el caso de los Estados Unidos, bajo la ley de aguas limpias, la EPA (Agencia de protección ambiental, por su sigla en inglés) ha identificado 65 contaminantes y clases de contaminantes como "contaminantes tóxicos", de los cuales 126 sustancias específicas han sido designadas como contaminantes tóxicos "prioritarios". Conociendo la tendencia de las agencias ambientales latinoamericanas, de adoptar - y adaptar- las legislaciones norteamericanas, este artículo presenta una solución rentable que se puede implementar por los talleres de forma rentable.

Por lo general, las industrias relacionadas con el metal dependen del lavado para eliminar cualquier residuo, lubricante, aceite o ácido antes, durante o después de varios pasos del proceso. Como resultado, se generan cantidades significativas de aguas residuales. Esto puede incluir refrigerantes, ácidos, alcalinos o compuestos de agua residual y enjuagues de grabados químicos. También puede involucrar aguas residuales relacionadas con procesos como el refinado de metales, mecanizado, rectificado, temple, conformado de tubos, estampado, galvanoplastia, recubrimiento de polvos y recuperación de chatarra.

Para los operadores de la industria del metal, esto significa instalar un sistema de tratamiento de aguas residuales que separe efectivamente los contaminantes del agua para que pueda descargarse legalmente en los sistemas de alcantarillado o incluso reutilizarse.

Sin embargo, los sistemas tradicionales de tratamiento de aguas residuales pueden ser complejos, a menudo requieren múltiples pasos, una variedad de productos químicos y una cantidad considerable de mano de obra. Incluso cuando el proceso supuestamente está automatizado, con frecuencia los técnicos deben monitorear el equipo en persona. Esto generalmente requiere la supervisión de la mezcla y la separación, la adición de productos químicos y otras tareas necesarias para mantener el proceso en movimiento. Incluso entonces, el agua producida puede caer por debajo de los requisitos obligatorios.

Aunque pagar para que se eliminen las aguas residuales de la industria del metal también es una opción, es extraordinariamente costoso. Por el contrario, es mucho más rentable tratar las aguas residuales industriales en su origen, por lo que el efluente tratado puede ir a una alcantarilla y el lodo tratado pasa una prueba TCLP (Procedimiento de lixiviación de características de toxicidad) y puede eliminarse como residuo no peligroso en un vertedero local.

Afortunadamente, cumplir con la EPA y la regulación local de aguas residuales se ha vuelto mucho más fácil con sistemas de tratamiento de aguas residuales más automatizados. Dichos sistemas no solo cumplen de manera confiable los requisitos reglamentarios de aguas residuales, sino que también reducen significativamente el costo del tratamiento, la mano de obra y la eliminación cuando también se usan los agentes de separación adecuados.

Tratamiento de aguas residuales automatizado y rentable

A diferencia de los procesos de múltiples pasos que requieren mucha mano de obra, el tratamiento automatizado de aguas residuales puede ayudar a racionalizar la producción, generalmente con un proceso de un solo paso, al tiempo que reduce los costos en las instalaciones de la industria metalmecánica.

Un sistema automatizado de tratamiento de aguas residuales puede eliminar la necesidad de monitorear el equipo en persona mientras cumple con los requisitos obligatorios de las agencias ambientales locales. Dichos sistemas automatizados separan los sólidos suspendidos, el aceite emulsionado y los metales pesados, y encapsulan los contaminantes, produciendo un lodo fácilmente deshidratable en minutos, según los consultores de la industria metalúrgica de Sabo Industrial Corp., fabricante, distribuidor e integrador de equipos y soluciones de tratamiento de residuos industriales.

Fuente: CONAGUA (2016) - Hernández-Salazar Aurora et al. ISSN2448-5527 (2017)

CONAGUA (2016) - Hernández-Salazar Aurora et al. ISSN2448-5527 (2017)

Por lo general, el agua se separa usando una mesa de deshidratación o filtros de bolsa antes de descargarse en los sistemas de alcantarillado o filtrarse para su reutilización como agua de proceso. Otras opciones para deshidratar incluyen el uso de una prensa de filtro o un tambor rotativo al vacío. Los sólidos resultantes no son lixiviables y se consideran no peligrosos, por lo que pasarán todas las pruebas requeridas.


Palabras relacionadas:
industria del mecanizado, fabricacion de metales, limpieza de agua en latinoamerica, tratamiento de aguas residuales industriales, talleres metalmecanicos, EPA (Agencia de protección ambiental, recuperacion de chatarra, operadores de la industria del metal, sistemas tradicionales de tratamiento de aguas residuales,
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Actualidad industrial

Documentos relacionados