Promocione sus productos o servicios con nosotros
Diciembre de 2018 Página 3 de 4

Perspectivas 2019: manufactura en Latinoamérica, entre la desaceleración y la incertidumbre

Por: Orlando Gómez Camacho

Según el FMI, los ajustes económicos están por verse en 2019, particularmente por las elecciones presidenciales en Argentina, Bolivia, Ecuador, entre otros.

El ejecutivo de Fedesarrollo es claro en afirmar que dentro de los riesgos a la baja a 2019 "se destaca la posibilidad de una menor ejecución de los proyectos de infraestructura, tensiones comerciales globales y regionales que junto con mayores tasas de interés en Estados Unidos resulten en una salida de capitales significativa y una devaluación del peso mayor a la esperada".

La imposición de aranceles al acero y aluminio por parte de EE.UU. podría significar que se aumenten los costos, haciendo que los productos y el comercio transnacional sea menos rentable, lo que impactaría la competitividad.

Por el contrario, entre los riesgos al alza se destacan los mayores precios del petróleo y otros commodities, e incrementos en la productividad y competitividad del país en los sectores transables, incluidos el minero-energético.

Argentina, a la baja

De los países de la región, tal vez Argentina es el que registra las expectativas más pesimistas. En septiembre de 2018 se desplomó la producción industrial con un 11,5 % interanual, la caída más fuerte de los últimos 16 años. Llevaba bajando desde abril.

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) informó que entre los sectores con peor racha aparecen el textil, con 24,6 %; metalmecánica (20,5 %); productos de caucho y plástico (20,4 %); y manufacturas de plástico, con 21,3 %.

Solo en el sector textil fueron despedidos más de 10.000 trabajadores entre marzo de 2017 y octubre de 2018, una cifra jalonada por la apertura indiscriminada de las importaciones –especialmente de China-, que incluye tanto la indumentaria como la marroquinería, zapatos y la joyería.

Una reciente encuesta de la Confederación Argentina de la Media Empresa (CAME) reveló que para los próximos meses y durante 2019 el panorama esperado por los comercios no es muy alentador: "solo el 37,5 % de los empresarios consultados cree que las ventas repuntarán", explicó Miguel Ángel Siufi, presidente del organismo. "De forma semejante, el 37,3 % no espera cambios, mientras que el 25,2 % dice que continuarán cayendo", añadió.

Este escenario no es diferente en otros rubros manufactureros como la industria metalmecánica, que cayó en junio un 10,9 %, que se explica por la caída de pedidos del sector agrario donde se incluyen cosechadoras, tractores y maquinaria agrícola, que no se vendieron por la sequía.

El sector de Manufacturas de Origen Industrial en Argentina acumuló casi USD10 millones en exportaciones en el primer semestre de 2018.

El negro panorama arrastró también a los fabricantes de línea blanca, que vieron mermar la producción de cocinas, heladeras, freezers y máquinas lavarropa.

La situación no fue diferente en la industria automotriz, que redujo los pedidos de láminas metálicas estampadas, lo que a la postre repercutió en que la producción de vehículos se viera reducida un 11,8 % interanual, tanto en autos como en utilitarios, según la Asociación de Fábricas Automotores (ADEFA).

A junio de 2018, las ventas a concesionarios registraron caídas del 37,2 %, según Acara, que nuclea a los concesionarios argentinos y –con el parcial de octubre- el acumulado del año se ubicó en 600.303 unidades comercializadas a la red, "es decir, un 16 % menos respecto de las ventas del mismo período del año anterior", reportó ADEFA.

Algunos analistas prevén que en 2019 la caída en ventas de vehículos oscilará entre el 10 % y el 15 %. Si 2018 termina con 810.000 unidades vendidas, entonces en 2019 podrían venderse unos 690.000 automóviles.

Para acabar de redondear, el sector químico cayó a junio de 2018 un 10 % y acumuló en ese mismo año una merma del 3,8 %. Algo similar ocurrió con la producción de neumáticos, que se vino a la baja en un 17,6 % como coletazo de las bajas ventas (internas y externas), según reportó el ADEFA. Además, la producción de plástico bajó un 10 % como consecuencia del ingreso de manufacturas provenientes de China y Brasil.

Como consecuencia de estas numerosas caídas de la producción industrial, se han perdido más de 22.000 empleos, mientras que el informe Staff Report del Fondo Monetario Internacional advirtió que la desocupación en Argentina aumentará al 10,9 %, cifra que sería la más alta desde 2004. Su directora, Christine Lagarde, aseguró que en 2018 cerrará con una tasa de 9,8 % de desocupación, muy cercana a la entregada por el INDEC (9,6 %) al comienzo de la crisis cambiaria.

No obstante, a pesar de la baja en producción y desempleo, el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) afirmó en agosto pasado que el sector de Manufacturas de Origen Industrial –integrado por textiles, confecciones, manufacturas de cuero, marroquinería y calzado- acumuló casi USD10 millones en exportaciones en el primer semestre de 2018, un 12,5 % por encima, comparado con el mismo período del año anterior.


Palabras relacionadas:
cifras actuales de la industria manufacturera en América Latina, estado actual de la industria manufacturera, estado actual de las industrias en Latinoamérica, perspectivas 2019 de la industria manufacturera en Latinoamérica, expectativas de la industria manufacturera en América Latina, movimientos de la industria manufacturera en 2018, resultados de la industria manufacturera en 2018
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Mercado: Automotriz