Promocione sus productos o servicios con nosotros
Diciembre de 2018 Página 1 de 4

Perspectivas 2019: manufactura en Latinoamérica, entre la desaceleración y la incertidumbre

Por: Orlando Gómez Camacho

Según el FMI, los ajustes económicos están por verse en 2019, particularmente por las elecciones presidenciales en Argentina, Bolivia, Ecuador, entre otros.

En materia de producción industrial, América Latina es una región de grandes contrastes. Mientras México ha tenido una escalada sostenida en producción automotriz y una fuerte generación de empleo, las economías de Argentina, Colombia y Chile luchan contra la desaceleración de algunos subrubros, producto de factores como la sequía, la devaluación y descenso en el consumo.

Un informe reciente del Fondo Monetario Internacional (FMI) resaltó que –tras sufrir una contracción en 2016-, el crecimiento en América Latina y el Caribe retornó a terreno positivo en 2017, gracias a un favorable entorno externo y mejoras en las condiciones internas.

"Este comportamiento ha sentado las bases para que el crecimiento se dinamice aún más en 2018 y 2019. La recuperación es de carácter generalizado en toda la región", sugiere el FMI.

A corto plazo, México, América Central y El Caribe se han visto beneficiados por el crecimiento en Estados Unidos, "aunque al mismo tiempo las potenciales implicaciones de la reforma tributaria en ese país y las renegociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) están creando incertidumbre".

A pesar de los signos de recuperación, Latinoamérica sigue siendo afectada por el exceso de capacidad instalada. En este escenario, China está haciendo tambalear a la industria textil y sus derivados.

En América del Sur, el impulso al crecimiento proviene del fin de las recesiones en Argentina, Brasil y Ecuador, el alza de los precios de las materias primas y "una moderación de la inflación que ha creado margen para una distensión de la política monetaria".

Sin embargo, los ajustes económicos están por verse en 2019, particularmente por las elecciones presidenciales que tendrán lugar en Argentina (octubre), Bolivia, Ecuador (marzo), El Salvador (febrero), Guatemala (junio), Panamá (mayo) y Uruguay, y que "aumentarán la incertidumbre económica y política", señala el FMI.

Crecimiento continuo en México

Luego del escenario de incertidumbre vivido en 2017, producto de la renegociación del Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN), la normalización de la tasa de referencia de Estados y la reforma fiscal, la industria manufacturera mexicana estuvo sometida durante 2018 a grandes presiones ocasionadas por la imposición de aranceles del 25 % al acero y del 10 % al aluminio por parte del gobierno de Donald Trump.

Esto conllevó una dura respuesta de la Secretaría de Economía de México, que –en represalia-, impondrá medidas similares a varios bienes, incluyendo aceros planos, lámparas y otros productos agrícolas "hasta por un monto equiparable al nivel de afectación". Una medida que estará vigente hasta tanto "el gobierno estadounidense no elimine los aranceles impuestos".

Ambos metales constituyen la materia prima para la construcción de automóviles y electrodomésticos fabricados en México y exportados al país del norte. Además, industrias como el petróleo, los servicios públicos y la construcción utilizan cables, tubos y accesorios de los mismos materiales.

Esto podría significar que se aumenten los costos, haciendo que los productos y el comercio transnacional sea menos rentable, lo que reduce la competitividad.  "Pensamos que el efecto, aunque acotado, afectará a las empresas con enfoque exportador", anotó Carlos Serrano, Economista Jefe de México de BBVA Research.

Precisamente, la industria automotriz está jugando un importante papel en la economía mexicana durante 2018 y se prevé que continúe así en 2019. "En 2017, aportó 3,1 % del PIB, ha contribuido en promedio con 870 mil empleos directos en 2018 y acumuló USD31,2 mil millones de inversión extranjera directa (IED) del 2012 al 2017", prosiguió el funcionario de BBVA Research.

En 2017 la industria automotriz aportó 3.1% del PIB, ha contribuido en promedio con 870 mil empleos directos en 2018 y acumuló USD31.2 mil millones de inversión extranjera directa (IED) del 2012 al 2017”.

Carlos Serrano, Economista Jefe de México de BBVA Research.

Recordemos que los cambios políticos en Estados Unidos, introducidos a finales de 2016, crearon un ambiente de incertidumbre ante posibles cambios arancelarios y comerciales con los miembros del TLCAN, que subsistieron hasta 2018 y continuarán en 2019. Hoy, su futuro depende en buena medida del recién firmado T-MEC, un nuevo tratado que, aunque mantendrá muchos principios del TLCAN original, también impondrá cambios sustanciales.

Uno de los más importantes es el relacionado con las reglas de origen en la industria automotriz. Mientras que el TLCAN exigía que los vehículos comercializados tuvieran un contenido regional del 62,5 % para acceder a aranceles preferenciales, con el nuevo T-MEC ese porcentaje subió al 75 %. Además, hasta el 45 % del vehículo deberá se producido en ubicaciones donde el salario sea de USD16 la hora.


Palabras relacionadas:
cifras actuales de la industria manufacturera en América Latina, estado actual de la industria manufacturera, estado actual de las industrias en Latinoamérica, perspectivas 2019 de la industria manufacturera en Latinoamérica, expectativas de la industria manufacturera en América Latina, movimientos de la industria manufacturera en 2018, resultados de la industria manufacturera en 2018
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Mercado: Automotriz