Promocione sus productos o servicios con nosotros
Agosto de 2019 Página 1 de 3

Industria automotriz en Latam: entre la recuperación y la incertidumbre

Verónica Alcántara* y Carlos Andrés Rodríguez**

Los vaivenes económicos y políticos marcan el camino de esta industria en América Latina, por lo tanto, los cambios disruptivos que se prevén quedan rezagados.

El último año de la industria automotriz latinoamericana ha estado marcado por cambios en las relaciones comerciales con Estados Unidos, crisis económicas en algunos países y la cada vez más agresiva entrada de proveedores chinos a los mercados locales. El estado actual de las industrias en Latam se ha sustentado en el grado de adaptación e integración a un entorno político y económico cambiante y al aprovechamiento de los focos de oportunidades.

México crece con cautela

El principal protagonista de la industria automotriz en la región, México, continúa como el quinto productor mundial de autopartes —detrás de China, Estados Unidos, Japón y Alemania—  con un pronóstico de USD 95.000 millones en producción para el año en curso. Y el movimiento de todo el sector ha estado y continuará en incertidumbre, aunque creciendo con cautela, hasta que la situación del Tratado México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) se defina. 

La posibilidad de que el gobierno estadounidense imponga aranceles de 5 % a 25 % a los productos hechos en México que entren a su territorio ha permanecido latente. Por ello, la aprobación del acuerdo por parte del Senado mexicano, el pasado mes de junio, dio un nuevo aire de positivismo frente a su consolidación, que también avanza en su ratificación en el Congreso de los Estados Unidos. Óscar Albín, presidente ejecutivo de la Industria Nacional de Autopartes (INA) de México, considera que “los gobiernos ya se encuentran alineados para encontrar algo que beneficie a las economías de las tres naciones. Estados Unidos se dio cuenta que sus enemigos comerciales no son ni México ni Canadá”. 

De consolidarse el T-MEC, el valor del contenido regional se incrementará de 62,5 %, que se establece actualmente en el TLCAN, a 75 % para autos y camionetas, además de que entre el 40 % y el 45 % del vehículo deberá fabricarse en zonas donde los salarios sean mínimo de 16 dólares la hora. También se fijó un requerimiento de que el 70 % del acero y el aluminio de un vehículo debe originarse en América del Norte, y hay siete componentes considerados ‘esenciales’ (motor, transmisiones, chasis y carrocería, ejes, suspensión, dirección, baterías avanzadas) que deberán cumplir en promedio con 75 % de contenido regional. 

“Lo importante en este mundo, tan cambiante y con tantas guerras comerciales, es estar blindados. Estamos creciendo, menos que otros años, pero nos mantenemos y crecemos un poco”,

comentó Óscar Albín, presidente ejecutivo de la Industria Nacional de Autopartes (INA) de México.

Para Albín, los cambios que implicaría la firma del T-MEC, y que llevarían de tres a cinco años para su implementación, pueden ser positivos, pues aunados a la guerra comercial de Estados Unidos con China, podrían incrementar las inversiones asiáticas en México. “Lo importante en este mundo, tan cambiante y con tantas guerras comerciales, es estar blindados. Estamos creciendo, menos que otros años, pero nos mantenemos y crecemos un poco”, enfatiza el directivo de la INA.

Brasil, señales de recuperación

El sector automotriz de Brasil se encuentra en un proceso de recuperación luego de la caída en su capacidad de producción en 2016, año en el que se fabricaron 2.156.356 vehículos, la menor cifra en los últimos doce años.  De acuerdo con Elaine Colnago, Asesora de Fomento y Exportación del Sindicato Nacional de la Industria de Componentes para Vehículos Automotores (Sindipeças), la recuperación en Brasil es lenta pero estable, y para lo que resta de 2019 se prevé que este comportamiento se mantenga.  Uno de estos indicios es que la facturación nacional de autopartes pasó de USD 20,1 billones en 2016 a 27,1 billones en 2017, y se prevé que en 2019 sea de USD 27,8 billones, con Argentina, Estados Unidos y México como principales destinos de sus exportaciones. 

Los proveedores de China, India y Turquía, de autopartes para reposición, encuentran en Brasil y en su flota de 45 millones de vehículos, un mercado mucho más que interesante. Por esta razón, el reto del sector autopartista brasileño es, según Colnago,  “producir más, mejor y a costos más bajos para continuar sobreviviendo en este mercado que no es nada fácil”. 


Palabras relacionadas:
Cifras de la industria automotriz latinoamericana, industria automotriz mexicana, industria automotriz chilena, industria automotriz colombiana, industria automotriz argentina, industria automotriz brasileña, ventajas de la firma del T-MEC para la industria automotriz, industria mexicana de autopartes en el T-MEC, recuperación de la industria automotriz en Brasil, apoyo gubernamental a la industria automotriz colombiana.

Acerca del autor

Verónica Alcántara* y Carlos Andrés Rodríguez**

* Periodista especial de Reportero Industrial. ** Coordinador editorial de Reportero Industrial.
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Actualidad industrial