Promocione sus productos o servicios con nosotros
Abril de 2020 Página 2 de 3

"Hoy la prioridad la tiene el abastecimiento, cuidar la caja y los salarios": Juan Valenzuela, Grupo Harmony

Carlos Rodríguez - Editor de Reportero Industrial

El covid-19 impone retos a los modelos de negocio, la logística y la relación con los clientes, conozca cómo los afronta una multilatina de sabores e ingredientes.

¿Cómo se ha visto alterada la cadena de distribución de Grupo Harmony durante la emergencia del covid-19?

JC: En Argentina tuvimos varias etapas. La primera semana fue de mucha incertidumbre, fue un completo caos en todo el país, no pudimos entregar todos nuestros pedidos y algunos clientes de la industria de alimentos llegaron a pensar que los proveedores no queríamos entregar los productos por un tema de devaluación del dólar. Pero no era así, lo que pasaba es que sacabas un camión a la calle a hacer siete entregas y solo podía hacer dos, porque lo detenían en los controles, las autoridades solicitaban documentos e incluso, en tal punto, ni ellos estaban seguros de qué papeles tenían que pedir. Los primeros días hubo represamientos de tres o cuatro horas para salir o entrar a las ciudades, fue una locura, si eso hubiese continuado hoy habría desabastecimiento en el país. Por suerte esto solo duró unos pocos días.

La segunda semana se implementó en Argentina un permiso de circulación único con un código QR que funciona muy bien, además las autoridades estuvieron muy prestas a agilizar los procesos cuando se trataba de un camión de suministro de alimentos. Al día de hoy estamos haciendo las entregas en los tiempos regulares.

¿Qué otros desafíos en términos de distribución han tenido?

JC: En este sentido nos encontramos con que algunos de los conductores de nuestros camiones eran personas con mayor susceptibilidad a contraer el covid-19, por ejemplo, mayores de 60 años o con antecedentes de enfermedades respiratorias. Al contratar al personal nuevo debíamos realizar un trámite legal para otorgarle un poder a los conductores para operar los vehículos, sin embargo, las oficinas donde se hacen estos trámites estaban cerradas por la cuarentena. Es decir que teníamos los vehículos, los conductores y los pedidos pero no podíamos circular porque debíamos realizar un trámite en unas oficinas que estaban cerradas. Sin embargo, fue algo que se resolvió rápidamente y pudimos continuar adelante.

¿Cuál ha sido el impacto en la cadena de abastecimiento?

JC: Tuvimos pocos problemas, pero sí buscamos backups de todo. Por ejemplo, con una materia prima que importamos de Brasil tuvimos que desarrollar proveedores locales. En Brasil, aunque para ese momento no estaba cerrado, cada estado tenía diferentes protocolos de circulación. El camión que transportaba nuestras materias primas no pudo atravesar un territorio debido a estos cierres y le fue imposible llegar a Argentina.

Afortunadamente nosotros siempre tenemos un proveedor alterno. Desde un principio nosotros le decimos a esta empresa que es un proveedor alternativo y le asignamos un volumen determinado al año. En este caso nos pusimos en contacto con este proveedor, quien tiene una gran capacidad de producción, y no tuvo problema en suplir nuestras necesidades.

Nosotros estamos en un país donde el coronavirus es casi que una crisis más, en Argentina estamos acostumbrados a que un proveedor de un día para el otro puede dejar de entregarnos por diversas circunstancias, sobre todo cuando hablamos de comercio exterior. Por eso tenemos alternativas de proveedores, y eso no solamente lo tenemos en el radar, sino que le damos algún tipo de volumen para tener más tranquilidad.

En otro aspecto, también se nos presentó, de forma inesperada, desabastecimiento de cajas de embalaje. Este desafío lo solucionamos implementando una solución alternativa con empaques termocontraibles. Para ello compramos una máquina, un horno, donde todo el proceso de compra y validación del equipo se realizó por videoconferencia, el proveedor hizo pruebas en su planta haciendo la emulación de la caja con el termocontraible, y como vimos que todo estaba bien por la cámara sellamos la operación.

Todo el resto de nuestro abastecimiento, que no viene de importación, y que es un porcentaje muy grande, no tuvo problemas. A la semana de iniciar la emergencia generada por la pandemia todos los engranajes de la industria se aceitaron y el sector de alimentos pudo seguir entregando y recibiendo sin problemas.

¿Los procesos de exportación se han visto alterados durante la emergencia sanitaria?

JC: Todo está marchando muy bien. El principal cambio que tenemos es la incidencia en fletes, al haber muchos menos barcos los costos son altísimos y los tiempos son distintos. Pero a nivel de aduanas y procesos todo está marchando con relativa normalidad teniendo en cuenta que estamos en un periodo excepcional.

¿Cuál es la estrategia de negocio de Grupo Harmony ante la coyuntura del covid-19?

JC: Hoy la prioridad la tiene el abastecimiento, cuidar mucho la caja y los salarios. Estamos con la cabeza muy puesta en la salud financiera de la empresa, dedicamos muchas horas a esto. También estamos enfocados en que nuestros clientes sientan que estamos a su lado. Nuestra estrategia es ser un aliado de nuestros clientes, estar al lado de ellos en las malas, y no solo en las buenas, así estamos hoy más que nunca.


Palabras relacionadas:
Impacto del covid-19 en la industria de alimentos, impacto del covid-19 en la industria de Argentina, impacto económico del covid-19 en Argentina, Grupo Harmony, gestión de crisis durante la pandemia, cadena de suministro durante el covid-19, relación con los clientes en tiempos de covid-19, Juan Cruz Valenzuela, entrevista a Juan Cruz Valenzuela, mercado de sabores e ingredientes durante la crisis, impacto del coronavirus en la industria de ingredientes
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Actualidad industrial

Documentos relacionados