Promocione sus productos o servicios con nosotros
Abril de 2020 Página 1 de 4

"Hoy la prioridad la tiene el abastecimiento, cuidar la caja y los salarios": Juan Valenzuela, Grupo Harmony

Carlos Rodríguez - Editor de Reportero Industrial

El covid-19 impone retos a los modelos de negocio, la logística y la relación con los clientes, conozca cómo los afronta una multilatina de sabores e ingredientes.

 Aunque Argentina es uno de los países de América Latina con las peores previsiones económicas para 2020 —según el Fondo Monetario Internacional su economía se contraerá 5,7 %, solo por encima de Venezuela y Ecuador—, estas perspectivas macroeconómicas pueden pasar por alto la realidad financiera del día a día de las industrias. En tiempos del nuevo COVID, por ejemplo, estos análisis muestran un panorama optimista y alejado de las dificultades que vive la industria del turismo, o por el contrario, presentan datos negativos que nada tienen que ver con los beneficios económicos que están obteniendo empresas de industrias en el sector farmacéutico y de alimentos.

 

Reportero Industrial conversó con Juan Valenzuela, director de Nuevos Negocios de Grupo Harmony, sobre el impacto del COVID en la estrategia corporativa, la cadena logística y la relación con los clientes en esta multilatina que produce sabores e ingredientes para las industrias de alimentos, bebidas y farmacéutica. Valenzuela, quien como empresario y desde un ámbito personal es un escéptico de los pronósticos macroeconómicos en un mundo de cambios rápidos e impredecibles, detalló los desafìos, las enseñanzas y estrategias que ha implementado este grupo empresarial en las distintas fases de la emergencia sanitaria generada por el coronavirus.

 

Reportero Industrial:

A nivel de resultados y estrategia corporativa en 2020, ¿cómo ha impactado la emergencia del COVID a Grupo Harmony?.

Juan Valenzuela:

 

A nivel resultados solo podemos hablar de lo qué pasó hasta hoy, el escenario te impide proyectar más de 15 días para adelante. El 2020 está dividido en precuarentena y poscuarentena. Arrancamos un año con proyectos y ventas en un buen nivel, el ánimo en la organización era de que podía ser un año positivo a pesar le da situación económica de Argentina.

 

De un día para otro todo se transformó, lo que hasta ese momento era algo muy grave que pasaba en China y Europa, llegó a nuestro país en forma de cuarentena obligatoria para toda la población, con excepción de algunas actividades como la industria alimentaria.

 

Esta situación, que no estaba en los planes de nadie, generó una explosión en la venta de alimentos. Nuestros clientes comenzaron a producir a muy buen ritmo. En ese momento la palabra temida era desabastecimiento y se sentía tanto en la industria como en la población. El temor llevó a tener ventas en el sector muy promisorias, de lo único que se hablaba en ese momento era cómo ir al supermercado o a qué almacén ir a comprar.

 

Las crisis frecuentes de Argentina te enseñan a tener paciencia, a entender que estas situaciones en algún punto se terminan y que no son el fin del mundo.

 

Pero como venimos hablando, el cambio fue tan vertiginoso que una vez superado el miedo al desabastecimiento llegó la realidad económica. La cuarentena comenzó a hacer estragos en los bolsillos de gran parte de la población, se comenzó a sentir que no todos estamos en el mismo barco. Mientras gran parte de los asalariados y el total de los empleados públicos cobraban el 100 % de sus sueldos y podían seguir consumiendo alimentos como en la etapa precuarentena, hubo una fracción, cada vez más grande, de personas que comenzó a migrar hacia una alimentación más básica, dejando de lado los productos de mayor valor agregado. Esto se empezó a sentir rápidamente en la venta de ingredientes.

 

Por tanto, vimos que algunos de nuestros clientes migraron su producción hacia estos productos más básicos, donde la participación de los ingredientes que comercializamos es menor. Luego esta tendencia llegó a un punto de estabilidad y los consumidores perdieron el temor al desabastecimiento, sin embargo, es un comportamiento que está sujeto a la evolución de la pandemia.

 

Cuando la cuarentena empezó a hacer estragos en los bolsillos de la población, algunos de nuestros clientes migraron su producción hacia a los productos más básicos.

 

Es un sube y baja de emociones, por eso en Grupo Harmony creemos que la mejor estrategia es seguir estando cerca de nuestros clientes, apoyándolos y empatizando con ellos en estos momentos difíciles.


Palabras relacionadas:
Impacto del covid-19 en la industria de alimentos, impacto del covid-19 en la industria de Argentina, impacto económico del covid-19 en Argentina, Grupo Harmony, gestión de crisis durante la pandemia, cadena de suministro durante el covid-19, relación con los clientes en tiempos de covid-19, Juan Cruz Valenzuela, entrevista a Juan Cruz Valenzuela, mercado de sabores e ingredientes durante la crisis, impacto del coronavirus en la industria de ingredientes
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Actualidad industrial

Documentos relacionados