Promocione sus productos o servicios con nosotros
Julio de 2020 Página 2 de 2

Guía de la nueva dinámica productiva en la industria alimentaria

Joan Bocanegra, editor de la revista hermana IAlimentos.

Este segmento tiene la responsabilidad de reducir al máximo la posibilidad de contagio, y para ello las recomendaciones parecen replicarse sin cesar.

Para hacer más eficiente el distanciamiento al interior de las plantas, distintas compañías han lanzado soluciones que emplean tecnologías como RFID, Bluetooth e IoT para su control. Recientemente, Triax Technologies lanzó nueva solución que proporciona alertas de distanciamiento y rastreo de contactos a través de un dispositivo portátil para los trabajadores.

De igual forma, Samsung, en alianza con Radiant RFID, ha implementado en sus relojes inteligentes una tecnología que emite una vibración y advertencia con un código de colores para que los usuarios sepan cuándo se encuentran en una distancia menor a 1,8 metros de otra persona en tiempo real.

El arma de la limpieza y desinfección

De acuerdo con un estudio reciente referenciado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre la supervivencia del virus que causa la COVID-19, este se puede mantener con capacidad de contagio en distintas superficies. Este periodo de tiempo puede ser de hasta 72 horas en el plástico y el acero inoxidable, de 4 horas en el cobre y de 24 horas en el cartón.

Y aunque la práctica de la limpieza y desinfección está ampliamente extendida en la industria de alimentos, y se le considera biosegura desde su naturaleza, la FDA ha realizado algunas recomendaciones adicionales con la publicación de la Lista N, la cual recopila los productos que cumplen con los criterios para su uso contra el SARS-CoV-2, el nuevo coronavirus que causa la enfermedad COVID-19, y donde se resaltan cinco principios activos comunes: peróxido de hidrógeno, fenólico, amonio cuaternario, hipoclorito de sodio y timol, los cuales deben aplicarse a las superficies siguiendo exclusivamente las recomendaciones de los fabricantes para evitar intoxicaciones.

Desde la academia también se han adelantado desarrollos con el objetivo de proveer productos de mayor eficiencia. Un grupo de investigadores de la Universidad de los Andes de Colombia, en alianza con la empresa Multinsa, anunciaron el desarrollo de un virucida y microbicida no tóxico, que contiene un agente químico nanotecnológico que destruye, hongos, bacterias y virus, incluyendo el coronavirus. 

Denominado como Multinsa RSE-19, este desinfectante contiene propiedades de nanoestructuración, y cuyos compuestos se adhieren mejor a las superficies, creando una capa protectora que permanece más de 72 horas en materiales como: metales, vidrios, pisos, plásticos, textiles, entre otros.

Por otro lado, como una alternativa a la desinfección química, un estudio elaborado por investigadoras del Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentarias (IRTA) de España, reveló que el 99,99% de la carga vírica de coronavirus presente en espacios cerrados y superficies se inactivaría si éstos se sometieran a una temperatura de 56˚C durante 52 minutos o, lo que sería equivalente, a 65˚C durante 7,5 minutos.

Tratamiento de los alimentos

Y aunque no existe evidencia científica que sustente a los alimentos o bebidas como vectores de contagio, lo cierto es que los profesionales de la industria se encuentran investigando sobre la capacidad de algunos tratamientos aplicados en los alimentos para inactivar el virus.

“Sabemos que las altas temperaturas, como el tratamiento de pasteurización, que se sitúa por encima de los 70˚C, inhibe al virus, y la mayoría de los tratamientos de cocción que se utilizan en la industria de alimentos superan estas temperaturas y por lo tanto van a inactivar el SARS-CoV-2”, resalta Sampedro.

Otro tratamiento que ha salido a la palestra es el de altas presiones, sin embargo, las conclusiones sobre su eficacia podrían ser prematuras. “Desde hace unos 15 años, el tratamiento de altas presiones se utiliza para productos tipo premium en el que se quiere conservar las propiedades organolépticas y nutricionales y que tenga una cierta vida útil. Realmente no están validadas las altas presiones en contra de este tipo de virus específicamente, pero sí sabemos que es capaz de inactivar otro tipo de virus, y cuando se revisa la literatura científica se puede suponer que, si es capaz de hacerlo con otros virus de esta naturaleza, lo hará con éste. Pero realmente, no ha habido un estudio de validación específico que te indique las condiciones de inactivación de este virus con altas presiones”.

Lo invitamos a leer: Efecto del COVID-19 en el sector de los alimentos empacados

Fin.

Palabras relacionadas:
Tecnologías en la industria de alimentos, impacto del COVID-19 en la industria de alimentos, coronavirus y su impacto en la economía, digitalización de la industria, operaciones de planta, crisis sanitaria por coronavirus, estrategias para reativar la economía, digitalización del trabajo, teletrabajo.
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Seguridad industrial

Documentos relacionados