Promocione sus productos o servicios con nosotros
Agosto de 2020

Empaques con cero fallos: tecnología para mejorar el control de calidad en los embalajes

Si un embalaje no tiene la calidad esperada, no solo pone en riesgo toda la tirada sino que puede tener efectos negativos en la relación con los clientes.

Actualmente, los empresas se encuentran frente a un importante reto: mantener la calidad de sus productos en un entorno cada vez más competitivo, en el que los márgenes son más estrechos, las tiradas más cortas y los tiempos de entrega más ajustados.

En ese contexto, la mayoría de compañías no pueden darse el lujo de tener personal de control de calidad que supervise exhaustivamente su proceso de embalaje. El peso recae entonces en el fabricante, quien debe asegurar a sus clientes que los embalajes lleguen a tiempo y sin ningún tipo de fallo.

En palabras de Pierre Binggeli, director de marketing de productos de la división de plegadoras-encoladoras Sheet-Fed de BOBST, "conseguir un embalaje con cero fallos es un objetivo clave de todos nuestros clientes. Lo que buscan es garantizar una producción de calidad perfecta y una detección oportuna de cualquier error dentro de la cadena de producción. Necesitan un sistema en el que puedan confiar para identificar anomalías y eliminar fuentes de errores, asegurando así una calidad uniforme y la satisfacción del cliente".

Para resolver este problema, BOBST presentó en 2011 un sistema de control de calidad en línea completamente integrado en una plegadora-encoladora, con la primera generación de ACCUCHECK, que permitía la inspección de piezas de cartón con total fluidez, sin necesidad de un control de calidad adicional en el proceso.

Según la compañía, esta tecnología se ha convertido en un referente para la industria, especialmente entre los clientes del sector farmacéutico, ya que garantiza el cumplimiento de los estándares de calidad, reduciendo el riesgo de sanciones y multas.

Las regulaciones y requisitos en materia de empaques, especialmente para medicamentos, son cada vez más exigentes, y la tecnología no se puede quedar atrás. Por eso, BOBST desarrolló una versión avanzada de ACCUCHECK compatible con las máquinas MASTERFOLD 75 / 110 o EXPERTFOLD 50 / 80 / 110. Esta nueva versión es capaz de detectar fallas a velocidades de hasta 500 m/min o 140.000 cajas por hora; realiza una medición precisa del color e inspección del texto, detectando así cualquier defecto de impresión; y analiza la integridad del sustrato para evitar polvo, grasa o cualquier otro elemento que afecte la calidad del cartón.

Las cajas defectuosas (con salpicaduras, puntos, arañazos o rayaduras) se expulsan automáticamente, con un control de la calidad del 100 % de la producción.

"BOBST ha sido el primer fabricante de plegadoras-encoladoras que ha ofrecido este tipo de dispositivo de control de calidad. Con la nueva ACCUCHECK hemos ido un paso más allá en el control automatizado de la calidad —asegura Binggeli.— En combinación con ACCUBRAILLE, hace que dispongamos de una solución totalmente integrada, única en el sector. Hasta el momento había sido de utilidad principalmente para la industria farmacéutica —la completa gestión de PDF, la inspección de texto y la elaboración de informes se adaptan perfectamente a este sector. Pero la nueva ACCUCHECK también puede configurarse para adaptarla a otros sectores industriales, que requieran distintas velocidades y distintos tipos de inspección, para atender igual de bien a otros sectores".


Palabras relacionadas:
embalaje con cero fallos, cómo eliminar los errores en el embalaje, sistema de control de calidad de empaques, control de calidad de envases y embalajes, control de calidad empaques industria farmacéutica, empaques farmacéuticos, empaques para medicamentos, control automatizado de la calidad de empaques, cómo evitar fallas en empaques farmacéuticos, eliminar errores de embalaje, ACCUCHECK BOBST
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Manejo de materiales

Documentos relacionados