Promocione sus productos o servicios con nosotros
Octubre de 2019

Claves para el control de la cadena de frío

Carolina Urrego, especial para Reportero Industrial.

El manejo eficiente de las temperaturas en la industria de alimentos permite ahorrar en costos y proteger al consumidor al final del suministro.

Los indicadores de devolución o reclamación por parte de los clientes son una de las principales señales de alarma de que algo no anda bien con la cadena de frío.La cadena de frío impacta a la industria desde el punto de vista de la calidad, inocuidad y economía. Así quedó demostrado durante el V Congreso Internacional de Climatización y Refrigeración Comercial e Industrial realizado en Barranquilla, Colombia, en el marco de Expoacaire 2019. 

“Desde el punto de vista económico, la cadena de frío tiene un impacto importante en el día a día para todas las empresas, sin importar su tamaño. Sin embargo, en Latinoamérica, tenemos grandes falencias, principalmente concentradas en la poscosecha y el procesamiento de alimentos a causa de la falta de infraestructura y de procesos logísticos sólidos”, así lo afirmó Andrés Flores, gerente de ventas andino para Emerson, durante su conferencia desarrollada en esta versión del evento. 

Estas acciones preventivas deben estar presentes desde la etapa de cosecha pasando por procesos productivos, hasta el transporte y la distribución, razón por la cual optimizando la eficiencia se obtienen mejores resultados. Ante un mercado tan competitivo, aumentar el precio es difícil, por lo que la clave está en gestionar procesos, disminuir gastos y tener una mejor calidad que asegura un cliente más satisfecho que va fortaleciendo la sostenibilidad financiera del negocio.

Calidad y eficiencia sin correr riesgos

El control eficiente de la cadena de frío blinda a una empresa contra el aumento en las tasas de merma, lo cual implica incrementos en costos. “Lo que no se mide, no se controla. Si no se llevan registros en en este proceso es imposible mejorar o identificar puntos críticos, y simplemente lo que se termina haciendo es especular e improvisar, gastando recursos de manera ineficiente sin atacar los problemas de raíz”, agrega Flores. 

Así mismo, señala que los indicadores de devolución o reclamación por parte de los clientes son una de las principales señales de alarma de que algo no anda bien. A esto le siguen otros como el índice de merma a lo largo del proceso, ahí vale la pena detectar en qué etapa se presenta el desperdicio y qué factores influyen. 

Los indicadores de devolución o reclamación por parte de los clientes son una de las principales señales de alarma de que algo no anda bien con la cadena de frío.

“A veces ahorrar inadecuadamente pone en riesgo el producto o perjudica las operaciones, por eso el control nos permite identificar dónde debo ser más eficiente”, asegura el experto. Para Flores, en la era del Big Data y del análisis de datos para tomar mejores decisiones, no hay excusa para tener información a tiempo y de calidad. 

De esta forma, la correcta gestión de temperaturas es crítica, ya que puede ahorrar dolores de cabeza futuros por reclamaciones, devoluciones o rebajas de los clientes, llámese supermercados o distribuidores. A esto se suma la preocupación por el consumidor final, quien será en últimas el principal afectado si se presenta un fallo en la cadena de frío.

Manteniendo la integridad de la cadena de frío de principio a fin. ©Emerson Climate Tecnologies.

Manteniendo la integridad de la cadena de frío de principio a fin. ©Emerson Climate Tecnologies.


Palabras relacionadas:
Cadena de frío en la industria de alimentos, falencias de la producción de alimentos en Latinoamérica, errores en la poscosecha, errores en el transporte de alimentos, cómo minimizar las tasas de merma en la industria de alimentos, aplicaciones del Big Data en la industria de alimentos, cómo mantener la integridad de la cadena de frío, cómo fortalecer la inocuidad alimentaria.
x

Sección patrocinada por

Otras noticias de Manejo de materiales

Documentos relacionados