Promocione sus productos o servicios con nosotros
Noviembre 2018

Análisis de fluidos: la ventana al alma de los sistemas de fluidos térmicos

Tomarse el tiempo para entender el equipo y cómo mantener el fluido de manera adecuada, garantizará que las capacidades de producción sean más confiables y eficientes.

Los sistemas de calentamiento con fluidos térmicos han sido utilizados durante mucho tiempo como alternativas eficientes, seguras y de bajo mantenimiento de los sistemas de calentamiento directo y de los sistemas tradicionales de vapor a alta presión.

Estas ventajas inherentes no deben darse por hecho, ya que dependen de unos elementos fundamentales aunque críticos:

    1. La selección del fluido de transferencia térmica apropiado.

    2. Un diseño óptimo del sistema de calentamiento.

    3. Una operación controlada dentro de las especificaciones de diseño.

    4. Realización de prácticas básicas de rutina de mantenimiento.

Existen una variedad de fluidos de transferencia térmica y fabricantes de equipos de fluidos térmicos de buena reputación en la industria actual; dejando los especificadores de procesos responsables/eficaces con muchas opciones de calidad para satisfacer los ítems 1 y 2.

Con esos elementos físicos clave en su lugar, la optimización a largo plazo de los sistemas de fluidos térmicos está en manos de los operadores y líderes de mantenimiento. Las circunstancias negativas como el mantenimiento no planificado, el tiempo de inactividad, las averías del equipo, el reemplazo prematuro del fluido, los riesgos de seguridad, además de fugas importantes, entre otras, no ocurren de la noche a la mañana en estos sistemas.

Esto toma una serie de fallas en los fluidos y los equipos que se combinan con el tiempo para producir un evento catastrófico, por ejemplo, una fuga mayor o un incendio por fluido térmico. Un usuario bien informado que sea consciente de esos impactos potenciales puede fácilmente evitar este tipo de situaciones.

La combinación de algunos accesos de operación directos poco aconsejables, junto con el incumplimiento de las practicas básicas de mantenimiento de fluidos, proporciona una fórmula para fallas sustanciales.

El análisis de fluidos

Este es el aspecto más importante de cualquier rutina de mantenimiento para un sistema de fluido térmico. Un programa de prueba apropiado no solo indica la condición actual, sino que también establece un historial del sistema y puede elevar banderas rojas por problemas que eventualmente dañarán el fluido y el equipo.

Según lo recomendado por todos los fabricantes de fluidos térmicos y equipos de buena reputación, un análisis profesional de los fluidos debería ser realizado al menos una vez al año. El análisis debería ser específico para los criterios de operación que son exclusivos para los fluidos térmicos, y no debería ser sustituido por una prueba común de aceite de lubricación.

Una combinación de una inspección visual, pruebas de laboratorio y una evaluación profesional de los resultados es esencial para obtener toda la información necesaria para un análisis efectivo. Así de importante como lo es la frecuencia y el tipo específico de prueba, es la correcta recolección de la muestra de fluido.

La muestra debe ser tomada a una temperatura mínima de 180° F de una sección activa del sistema y protegida de cualquier contaminación. Esto asegura que la muestra proporciona una representación precisa del volumen de fluido de operación dentro del sistema.

Como mínimo, existen tres pruebas básicas de laboratorio que deben realizarse para determinar con precisión la condición de una muestra de fluido térmico:

    1. El número de ácido total (ASTM D-664): es la prueba más diciente y directamente más reveladora. Esta mide el nivel de ácidos presente en el fluido, que son generados como resultado de la oxidación. Estos ácidos son la materia prima responsable de la formación de lodos en el fluido térmico, el cual es el principal responsable de crear puntos fríos en el sistema. Cuanto mayor sea el número de ácido mayor será el grado de oxidación.

    2. La viscosidad cinemática (ASTM D-445): es una medida de la eficacia con que fluye un fluido a determinada temperatura (40 oC es la temperatura de prueba estándar). Los fluidos con viscosidades extremadamente altas normalmente mostrarán una transferencia de calor pobre y pueden también causar problemas con un arranque a baja temperatura. Incrementos o disminuciones significativas en la viscosidad del fluido a lo largo del tiempo son fuertes indicadores de una degradación térmica o de la posibilidad de una contaminación.

    3. El rango de destilación (ASTM D-2887): puede ser utilizado para rastrear los cambios en la composición del fluido a través del tiempo para determinar si un fluido se ha degradado o ha sido contaminado. Cuando son analizados por un experto, los resultados de estas pruebas, especialmente cuando son realizadas en intervalos de rutina, pueden ser interpretadas para determinar problemas de degradación, así como la fuente probable de degradación. Se pueden recomendar pruebas adicionales como contenido de agua, punto de inflamación e insolubles dependiendo de las circunstancias y la discreción del experto en pruebas.

La degradación del fluido es el principal responsable de los resultados negativos en un sistema de calentamiento por fluido térmico y el mantenimiento y la operación incorrectos son las causas principales de una degradación prematura.

Por lo tanto, es necesario entender cómo el fluido se degrada, donde se origina la degradación y cómo la operación del sistema puede ser alterada para prevenir problemas extremos. La importancia y la efectividad de un buen programa de análisis de fluidos en el monitoreo, y para estar alerta de cualquier problema relacionado con la degradación, no pueden ser exageradas.

Trabaje con el fabricante de su equipo, los representantes de servicio y el proveedor de su fluido térmico para establecer su plan de análisis. Reciba sugerencias. Siga los consejos, recomendaciones y acciones correctivas.

Tomarse el tiempo para entender el equipo y cómo mantener el fluido de manera adecuada, no solo extenderá la vida útil, sino que también garantizará que las capacidades de producción sean más confiables y eficientes por muchos años.


Categoría de producto:
Otros equipos para procesos industriales - Tratamiento térmico. - Fluidos para calentamiento térmico
Palabras relacionadas:
análisis de fluidos, sistemas de transferencia de calor, sistemas de aceite térmico, fugas, vibraciones excesivas, fugas por soldaduras, bridas, fugas de fluido térmico, autoignición del fluido, inspección, venteo, olores inusuales, bombas de circulación, olor de fluidos térmicos, fluidos térmicos Paratherm, mantenimiento de sistemas térmicos, fluidos sintéticos de Paratherm, proveedores de fluidos térmicos, proveedores de lubricantes, proveedores de fluidos de transferencia térmica, Paratherm
Información de origen comercial